Home  >  Noticias  >  La flota se despide [...] emociones

Recibir nuestro newsletter

Registrarse ahora

 

Su email no será entregado a terceros

Facebook Twitter RSS

Patrocinador oficial

  • Mutuelle Des Sportifs
  • Azimut Communication

Proveedores oficiales

  • Sea & Co
  • FFVISAF
  • TOLRIP
  • SailingNews.tv

Colaboradores

Noticias

La flota se despide del Gran Sur y se concentra en un Atlántico lleno de emociones

© Team Cheminées Poujoulat
© Team Cheminées Poujoulat
  • Con el paso del Spirit of Hungary por el cabo de Hornos, toda la flota ha dejado atrás el Pacífico
  • El We Are Water y el One Planet, One Ocean & Pharmaton navegan a la vista en su lucha por el cuarto puesto
  • El GAES Centros Auditivos ha regresado al hemisferio norte recortando millas respecto al Neutrogena
  • El Renault Captur abandona los cuarenta rugientes

La Barcelona World Race se despide del Gran Sur. El último de los participantes en regata, el Spirit of Hungary, ha cruzado la longitud del cabo de Hornos esta mañana a las 06:13 UTC (07:13 en Barcelona, 03:13 en Chile), cerrando la puerta del Pacífico y comenzando su ascenso por el Atlántico para dejar atrás las latitudes australes.

Es el momento de la verdad para toda la flota, con sus diferentes objetivos. El Cheminées Poujoulat, líder provisional de la regata, ya está a menos de 2.000 millas de la llegada en Barcelona, pero tiene por delante la aproximación y el paso de Gibraltar, último gran escollo y uno de los mayores alicientes de esta regata de vuelta al mundo. El Neutrogena y el GAES Centros Auditivos siguen luchando dándolo todo para conservar e incluso mejorar sus posiciones de podio y acompañan al Cheminées Poujoulat en el hemisferio norte. La batalla más intensa, y sin embargo amistosa, es la del We Are Water y el One Planet, One Ocean & Pharmaton, que tras 74 días de regata navegan ahora a menos de una milla de distancia, como si disputasen una regata costera. El Renault Captur planta cara a condiciones inestables. Y el Spirit of Hungary tiene el espíritu más alto de la flota tras superar el legendario cabo de Hornos.

 

Líderes con capacidad de sufrimiento

Bernard Stamm y Jean Le Cam saben que nadie les regalará nada, y menos Eolo. A menos de 2.000 millas de la llegada, casi en la latitud de Canarias, el Cheminées Poujoulat ha tenido que apretar los dientes y realizar múltiples viradas con un viento en contra nada favorable, por lo que ha podido recorrer tan sólo 147 millas en las últimas 24 horas.

Su inmediato perseguidor, el Neutrogena de Guillermo Altadill y José Muñoz no lo ha tenido mucho más fácil, y ha recorrido 161,8 millas náuticas con viento muy ligero y rolón que le ha obligado a tomar un rumbo NNO.

Esto ha permitido al GAES Centros Auditivos recortar algo de distancia, al tener más viento del SE-E, y poder hacer un rumbo NE más directo. Anna Corbella y Gerard Marín tuvieron motivos de celebración anoche. El dúo catalán cruzó el ecuador y regresó al hemisferio norte a las19:58 UTC (20:58 en Barcelona). Lo hicieron 21 horas y 40 minutos después que el Neutrogena; y 5 días, 23 horas y 08 minutos después del líder, el Cheminées Poujoulat de Bernard Stamm y Jean Le Cam.

 

Impresionante remontada para una batalla entre amigos

La lucha por el cuarto puesto entre el We Are Water y el One Planet, One Ocean & Pharmaton podría calificarse de épica, despiadada, encarnizada... si no fuese por la fantástica sintonía que existe entre ambas tripulaciones. Aleix Gelabert y Didac Costa han contactado por radio con los hermanos Bruno y Willy Garcia, bromeando acerca de hacerse fotos los unos a los otros, y sobre lo bueno que es estar tan cerca: “Sí, pero yo prefiero estar un poco por delante”, decía Bruno.

La increíble remontada que ha efectuado el One Planet, One Ocean & Pharmaton, desde las más de mil millas de ventaja que le sacaba el We Are Water antes del cabo Leeuwin en el Índico, es digna de elogio. Durante la noche han llegado a ponerse por delante, pero el We Are Water ha recuperado la cuarta posición. Con menos de una milla de distancia entre ellos, es posible que veamos más intercambios de posiciones. En un email de a bordo, Gelabert y Costa escribieron anoche: “Nos quedan aún cerca de 4.600 millas hasta casa y si las tenemos que hacer a la vista el uno del otro será agotador y a la vez emocionante. Para nosotros esta competitividad después de tantos días de navegación es una motivación extra”.

Por su parte, el Renault Captur navega casi a la altura de Montevideo ciñendo con viento del Norte, más ligero ahora (unos 8 nudos) que esta mañana (15). Jörg Riechers y Sébastien Audigane, los más rápidos de las últimas horas, siguen dándolo todo, aunque reconocen estar en una “posición difícil”, según el alemán. Riechers ha explicado esta mañana en videoconferencia: “Estamos solos, desconectados del cuarto y quinto puesto. Estamos muy por delante de Nandor y Conrad. Así, es difícil concentrarse en algo por ahora. El cuarto y quinto puestos probablemente se han ido [...]. Necesitamos automotivarnos o ponernos un objetivo a nosotros mismos”.

 

Adiós a los cuarenta, adiós al frío

Una buena motivación ha sido la llegada del calor. Al haber dejado atrás anoche la latitud 40º S, los cuarenta rugientes, las temperaturas y los ánimos comienzan a elevarse. “Ayer por la mañana todavía hacía frío y por la tarde casi íba mos en pantalones cortos y camiseta. Es increíble lo rápido que subió la temperatura. En seis o siete horas pasamos de un frío día de invierno a un día cálido de primavera”, ha explicado con buen humor el patrón alemán.

 

De vuelta a casa

Con el paso del cabo de Hornos, obviamente no está todo hecho para el Spirit of Hungary, ya que hasta que abandonen las latitudes más australes del Atlántico las condiciones meteorológicas van a seguir siendo intensas. Una borrasca del SW lleva a Nandor Fa y Conrad Colman vientos de hasta 30 nudos, aunque las costas argentinas les pueden proteger y tendrán condiciones más benignas conforme asciendan hacia el Norte. La alegría de Fa y Colman era patente en sus emails de a bordo. El navegante húngaro se alegraba de dejar atrás un océano que ha sido duro hasta el final: “El Pacífico nos dice adiós de la misma manera en que nos ha tratado todo el tiempo; no hemos visto su cara más a mable, aunque hemos avanzado bien”.

Por su parte, el neozelandés Colman era una explosión de alegría: “¡Al fin vemos la luz! Lo único es que no es la luz del día, ¡sino el solitario haz del faro del cabo de Hornos! Lo hemos conseguido. El Pacífico queda atrás, y podemos poner el intermitente y girar a la izquierda hacia casa. Después de los problemas y las frustraciones que hemos afrontado y superado para llegar aquí, todo parece posible ahora”.


IMOCA Ocean Masters
Barcelona World Race

Mostrar toda la rúbrica


Aviso legal | Mapa del website      ©2012-2017 Azimut Communication - Diseño del web & Kioskos interactivos  - design based on v1 by OC Sport