Home  >  Noticias  >  Transat Jacques Vabr [...] an Masters

Recibir nuestro newsletter

Registrarse ahora

 

Su email no será entregado a terceros

Facebook Twitter RSS

Patrocinador oficial

  • Mutuelle Des Sportifs
  • Azimut Communication

Proveedores oficiales

  • Sea & Co
  • FFVISAF
  • TOLRIP
  • SailingNews.tv

Colaboradores

Noticias

Transat Jacques Vabre: una etapa esencial del Campeonato IMOCA Ocean Masters

© Yvan Zedda / Sea & Co
© Yvan Zedda / Sea & Co

Después de que el último de los IMOCA franqueara la línea de llegada de la Transat Jacques Vabre en Itajaí, y mientras una parte de la flota se dispone a dirigirse a Saint-Barth para la salida de la Transat Saint-Barth - Port-la-Forêt el próximo 6 de diciembre, es momento de hacer balance. El estado de la flota en la llegada, la aportación de los foils, el comportamiento de los antiguos barcos y el buen nivel de las piezas estandarizadas son algunos de los elementos de análisis de una regata muy difícil que ha tratado con dureza a los participantes.

 

El contexto

Ya se sabe que una salida a finales de octubre de las costas francesas comporta una parte de riesgo meteorológico nada despreciable. Esta edición 2015 de la Transat Jacques Vabre no se ha escapado de la regla, especialmente con una primera semana que puso a prueba tanto los barcos como los navegantes. Con vientos de 40 a 45 nudos, una mar arbolada, tres centros depresionarios consecutivos que negociar, los ocho primeros días de regata fueron especialmente duros.

La flota IMOCA, con 20 tripulaciones en la línea de salida, era sin duda la categoría reina. Era en ella donde había más en juego desde el punto de vista deportivo, sobre todo con el enfrentamiento entre los veleros de última generación provistos de foils y las mejores unidades surgidas de la última Vendée Globe.

Los motivos de las roturas

Tras una salida con poco viento, la flota de los IMOCA sufrió de lleno el paso de varios trenes de depresiones de las que nadie se libró. Los partidarios de la ruta oeste, la más rápida según los modelos de rutaje, tenían que rodear un primer centro depresionario antes de poder dirigirse hacia el sur, donde los esperaban otros dos frentes especialmente duros. Otras tripulaciones optaron por una ruta más al este, que al final acabó siendo tan complicada como la primera.

La lista de los retirados es evidentemente importante. Si bien el balance no puede ser satisfactorio, puede ser muy instructivo, y conviene observar con claridad los motivos de las roturas.

La voluntad de dosificar el barco: para algunos, la decisión de retirarse se tomó a la vista de los próximos compromisos, especialmente la Vendée Globe et la Transat New York – Vendée, que será la última regata clasificatoria antes de la vuelta al mundo. Ese fue especialmente el caso de Maître CoQ y de Edmond de Rothschild. Víctimas de problemas técnicos que podían resolverse, prefirieron concentrarse en el resto de la temporada de regatas del Campeonato IMOCA Ocean Masters, a la vista de que ya no podían optar a la victoria.

La juventud de algunos proyectos: Safran, Hugo Boss, St Michel-Virbac, todos esos barcos fueron botados tardíamente y solo pudieron entrenar poco tiempo. Además, las condiciones meteorológicas las semanas antes de la Transat Jacques Vabre fueron relativamente clementes y no permitieron que las tripulaciones afrontaran mal tiempo. Y es ese mal tiempo el que se convierte en juez implacable de la preparación de los barcos. Para estar preparado para afrontar los mares del Sur hay que pasar varias veces por esas condiciones. El mal tiempo de la Transat Jacques Vabre era el primero que encontraban esos barcos nuevos.

Una rotura mecánica debido al desgaste y la entrega tardía del barco: para algunos proyectos, el simple hecho de estar en la línea de salida de la Transat Jacques Vabre ya era toda una victoria. Al igual que en el caso de los barcos nuevos, numerosos patrones empezaban a conocer el barco que habían adquirido. En esas condiciones  es muy difícil apreciar el estado exacto de la máquina y la regata es el mejor medio para aprender a conocerlo. Sin embargo, a menudo por falta de un presupuesto suficiente, diversos de esos barcos no se habían podido preparar como hubiera sido lo ideal. Es lo que sucedió a O Canada, Adopteunskipper.net,  Bateau des Métiers by Aerocampus, así como a Bastide Otio.

Los imponderables: la vela es un deporte mecánico, no debemos olvidarlo. Las retiradas de SMA como consecuencia de una deslaminación de la vela de la quilla tras una colisión con un OFNI, y de Spirit of Hungary, entran claramente en esa categoría. Por desgracia el océano está sembrado de basura y, con demasiada frecuencia, de objetos flotantes que pueden dañar los barcos. Si bien el accidente del Hugo Boss aún no se ha explicado totalmente, su casco fue dañado por un impacto que obligó a su tripulación a desviarse hacia España. 

Motivos para ser optimista

El podio: dos de los mejores IMOCA de la generación de la última Vendée Globe flanqueando a uno de los recién nacidos provistos de foils. El triunfo del PRB y el tercer puesto del Quéguiner / Leucémie Espoir muestran que se puede ser competitivo sin tener el barco del año. El segundo puesto del Banque Populaire VIII es también una muestra de que las mejoras propuestas tienen futuro. El debate está abierto y uno de los objetivos de las reglas de la IMOCA es precisamente permitir que barcos de distintas generaciones puedan competir entre ellos. Cuando la innovación se codea con el deporte, la regata sale ganando.

Competición en todos los grupos: tanto si se trataba del podio, como si era la magnífica batalla por el cuarto puesto entre Le Souffle du Nord y Initiatives Cœur, o la lucha entre los cuatro barcos más viejos (MACSF, Comme un Seul Homme - Stand as One, Newrest/Matmut y Bureau Vallée), por la sexta plaza, hubo regata intensa desde el principio hasta el final. En la regata había varias regatas a la vez. Es tranquilizador de cara a las próximas regatas.

Los elementos estandarizados: los mástiles y las quillas estandarizados de los nuevos barcos no han dado más que satisfacciones. Ninguno de los abandonos constatados tiene su origen en las piezas que impone el nuevo reglamento IMOCA. Es un hecho que contribuye a validar las decisiones de la IMOCA.

La continuación del Campeonato IMOCA Ocean Masters

La Transat Saint-Barth - Port-la-Forêt permitirá ahora a varios de los patrones inscritos en la próxima Vendée Globe validar su candidatura. La regata también permitirá conocer mejor a la generación entrante, de Paul Meilhat y Fabrice Amedeo a Thomas Ruyant, frente a navegantes experimentados como Yann Eliès. Un enfrentamiento prometedor que augura un programa 2016 especialmente tentador.

 

Han dicho:

Jean Kerhoas, Presidente de la Clase IMOCA

“Ante todo, debo constatar que pese al importante número de abandonos, todos han sido gestionados por excelentes navegantes que han sabido llevar su barco a puerto. El caso del Hugo Boss es distinto, porque lo que provocó el naufragio fue visiblemente un OFNI.

También constato que los mástiles y las quillas estandarizados han cumplido su papel a la perfección, pese a hacer frente a condiciones muy duras.

Tampoco olvido que esta Transat Jacques Vabre era un banco de pruebas para buena parte de barcos nuevos. Nadie duda de que los arquitectos y los astilleros tomarán buena nota de lo sucedido de cara al futuro. Algunos de los abandonos también fueron debidos a que diversos patrones no pudieron llegar, por falta de medios, al nivel de preparación que exige una regata en IMOCA.

Finalmente, no olvido la fantástica lucha en cabeza de la regata, que hizo vibrar al público. Incertidumbre, vuelcos en la clasificación, se dieron todos los ingredientes para hacer de esta Transat Jacques Vabre un reto deportivo formidable.”

Gaëtan Gouérou, Delegado General de la IMOCA

 “Esta transat ha sido especialmente difícil, como sabíamos desde la salida y teníamos motivos de estar inquietos. También era un test muy esperado por todos, que sin duda aportará informaciones indispensables para fiabilizar los barcos de cara a la Vendée Globe 2016.

Los nuevos barcos con foils han mostrado su potencial y los antiguos han recordado que se tendrá que seguir contando con ellos, pues no están obsoletos ni mucho menos.

Uno de los interrogantes afectaba al comportamiento de las piezas estandarizadas. No había ningún motivo especial para inquietarse por las quillas, cuya concepción se inscribía en un proceso de fiabilidad deseado y aceptado por todos. En cuanto a los mástiles, había que demostrar que las hipótesis tomadas en consideración en su concepción habían sido bien adaptadas. Hoy podemos pensar razonablemente que sí.” 


Mostrar toda la rúbrica


Aviso legal | Mapa del website      ©2012-2017 Azimut Communication - Diseño del web & Kioskos interactivos  - design based on v1 by OC Sport