Home  >  Noticias  >  Desperdigados por el Atlántico

Recibir nuestro newsletter

Registrarse ahora

 

Su email no será entregado a terceros

Facebook Twitter RSS

Patrocinador oficial

  • Mutuelle Des Sportifs
  • Azimut Communication

Proveedores oficiales

  • Sea & Co
  • FFVISAF
  • TOLRIP
  • SailingNews.tv

Colaboradores

Noticias

Desperdigados por el Atlántico

kilcullen.jpg

La flota de los IMOCA60 se desperdiga por el Atlántico. Tras 4 días y 4 noches de regata, más de 500 millas separan a Sébastien Josse (Edmond de Rothschild), sólido líder de esta Transat St Barth / Port-la-Forêt, del irlandés Enda O’Coineen (Currency House Kilcullen), y la diferencia lateral entre los nordistas y los sudistas es de 300 millas. Aparte de los tres líderes, cada uno evoluciona en un sistema meteorológico distinto. En consecuencia, en una misma regata, las vivencias son a veces muy dispares.

En cabeza, en el frente, hay patrones profesionales. Metódicos, aplican y perfeccionan sin cesar los gestos y las estrategias repetidos una y mil veces en los entrenamientos y en regatas anteriores. Su leitmotiv  es la búsqueda permanente de mejoría, hasta conseguir la excelencia. Claro que han elegido ese deporte porque les gusta el mar, pero ante todo son competidores.

Champagne sailing

En esta Transat St Barth / Port-la-Forêt, tercera prueba del Campeonato del Mundo IMOCA Ocean Masters, también hay amateurs brillantes, como el irlandés Enda O’Coineen (Currency House Kulcillen). Para él, la regata también es, o sobre todo es, una aventura humana del Champagne sailing, y la saborea a cada momento: “¡Estoy en el séptimo cielo! ¡Es el placer de la regata oceánica elevado a la máxima potencia! Llevar uno de esos Fórmulas 1 de los mares es todo un privilegio, lo saboreo… Es una de las últimas libertades posibles en ese planeta.”

Aprender y progresar

El resto de la flota está muy centrada en su rendimiento, como el canadiense Éric Holden (O Canada) en 6ª posición: “Va todo bien, la entrada de este inicio de regata es fácil y agradable, pero en cambio estoy bastante frustrado por no haber podido subirme al mismo vagón que los primeros, al norte. Hay que sacar todas las lecciones posibles de esta regata para progresar.”

Esa es también la constatación de Fabrice Amedeo (Newrest – Matmut), quinto: “Sencillamente me hace falta aprender…En Class40 navegaba en los puestos de cabeza, aquí tengo que reflexionar, la aventura y el reto se imponen sobre la competición. Es un tránsito que hay que hacer, pero me siento feliz en mi barco.”

Thomas Ruyant (La Souffle du Nord) 4º, también muy a gusto en este descubrimiento de la navegación en solitario en IMOCA60, asume sus opciones tácticas y se prepara para la segunda fase, con más viento, de esta transatlántica para seguir aprendiendo: “Mi opción de ayer no era rentable, perdí mucho en ella. Era un pequeño riesgo y lo asumo. Al acercarme al golfo de Vizcaya habrá más viento y será más físico. Es lo que hace falta para tener una preparación eficaz.”

En el norte, más carbón

En el norte, el trío de cabeza, formado por Sébastien Josse (Edmond de Rothschild), Paul Meilhat (SMA) y Morgan Lagravière (Safran), carbura para seguir todo el tiempo posible en el flujo de su depresión. Las condiciones empiezan a ser duras, se ha montado mar con 30 nudos de viento establecidos. Cuanto más planeen en este flujo del noroeste, más camino andarán y más fácil será colgarse de la próxima depresión. Pero para ello hay que meter carbón en la máquina.

https://youtu.be/hhinYpeGje0 

Para los sudistas la situación es muy distinta, porque corren al lado del tren, pero su embarque está previsto en las próximas 24 horas. 

Hasta el fin de semana el conjunto de la flota debería aprovechar un flujo fuerte (25 a 35 nudos) del sector sur. Los solitarios deberían encadenar depresiones, como si se tratara de ascensores y olas a surfear, hasta la llegada a Port-la-Forêt. Como decía Thomas Ruyant, esta segunda parte de la regata será más rápida, más exigente tanto física como técnicamente. 

Declaraciones desde el mar

Enda O’Coineen (Currency House Kilcullen)

“Son condiciones de navegación idílicas: 11 nudos, hago rumbo hacia las Azores con J2 y mayor entera. He preferido la ruta sur, que era más segura y más cálida. Si hubiera tenido sed de velocidad, hubiera ido hacia el norte.

Pero aquí estoy literalmente en el séptimo cielo, lejos de lo que llamamos civilización. ¡Ayer la puesta de sol fue fabulosa; saboreo cada instante, es el placer de la regata oceánica elevado a la máxima potencia! ¡Llevar uno de esos Fórmula 1 de los mares es todo un privilegio, lo saboreo como una de las últimas libertades posibles en este planeta!” 

Éric Holden (O Canada)

“Desde hace dos días no hay mucho viento, y hoy será parecido. Mañana debería empezar a notar los efectos de la depresión. Eso me permite afinar las polares del barco en esas condiciones.

Mi J2 está dañado y no puedo repararlo. He tenido problemas de alternador, pero creo que está resuelto. Aparte de eso, todo va bien, todo el trabajo realizado en el barco me permite hoy aprovechar a fondo esa regata. Aún hay una larga lista de cosas a optimizar que me gustaría hacer este invierno durante la próxima revisión del barco.

Va todo bien, la entrada de este inicio de regata es fácil y agradable, pero en cambio estoy bastante frustrado por no haber podido subirme al mismo vagón que los primeros, al norte. Hay que sacar todas las lecciones posibles de esta regata para progresar.

Las previsiones meteorológicas son bastante inestables, por lo que es difícil decir con precisión por dónde salir de estos vientos flojos. Parece que tendremos que esperar a la próxima depresión.”

Fabrice Amedeo (Newrest – Matmut)

“Sigo sufriendo mi configuración de velas, que me ha obligado a seguir la ruta sur y por tanto a pegarme al anticiclón. Era evidente que no podía pillar la depresión, la situada más al norte, la que fueron a buscar los primeros. El objetivo es pillar la del sur. Siempre he intentado esta estrategia, y la mantengo. He mirado los distintos modelos meteorológicos, americanos y europeos, y para mí estaba bastante claro.

Sé que era el buen tren que había que coger, ¡pero hacer proa a Mauritania es muy duro! Aún tendré que seguir 24 horas más con este rumbo a lo largo del anticiclón antes de poder dirigirme hacia Bretaña.

Por lo demás, estoy cumpliendo perfectamente mis objetivos, que eran estar en la salida, pese a encadenar dos transatlánticas seguidas, e intentar esta calificación aprendiendo mucho de esta primera navegación en solitario en mi IMOCA60.

Sencillamente me hace falta aprender…En Class40 navegaba en los puestos de cabeza, aquí tengo que reflexionar, la aventura y el reto se imponen sobre la competición. Es un tránsito que hay que hacer, pero me siento feliz en mi barco.”

Thomas Ruyant (Le Souffle du Nord)

“Estoy desayunando, muesli, chocolate, zumo de naranja, va todo bien, es como en casa.

Desde el punto de vista meteorológico, es un poco complicado. Las previsiones son inestables. Ayer los modelos mostraban la depresión más al norte, y por esto remonté, hubiera sido rentable. Pero esta mañana el patrón ya no es el mismo. Mi opción ya no será rentable, y he perdido mucho en ella. Era un pequeño riesgo y lo asumo. Ayer iba al ataque, hoy estoy más conservador.

A bordo me siento a gusto. Me cuido, cuido el barco y cuido las maniobras, que es también el objetivo de esta transat. Hasta ahora las condiciones han sido manejables, es un buen precalentamiento. El barco está perfecto, la pequeña reparación de la vela mayor aguanta.

Al acercarme al golfo de Vizcaya la meteorología se complicará, habrá más viento, hará más frío y será más físico, y eso está bien: es lo que hemos venido a buscar. Es lo que hace falta para hacer una buena transatlántica y tener una preparación eficaz.”

Hago las cosas con sencillez, me tomo el tiempo necesario para cada maniobra, es la clave en esos barcos; no se pueden cometer errores.”

 


Mostrar toda la rúbrica


Aviso legal | Mapa del website      ©2012-2017 Azimut Communication - Diseño del web & Kioskos interactivos  - design based on v1 by OC Sport