Home  >  Noticias  >  Transat Saint-Barth [...] l sombrero

Recibir nuestro newsletter

Registrarse ahora

 

Su email no será entregado a terceros

Facebook Twitter RSS

Patrocinador oficial

  • Mutuelle Des Sportifs
  • Azimut Communication

Proveedores oficiales

  • Sea & Co
  • FFVISAF
  • TOLRIP
  • SailingNews.tv

Colaboradores

Noticias

Transat Saint-Barth / Port-la-Forêt: A sacarse el sombrero

Foto: Pierrick Contin / DPPI / Safran
Foto: Pierrick Contin / DPPI / Safran

La Transat Saint-Barth / Port-la-Forêt ha terminado este miércoles 23 de diciembre con la llegada de Morgan Lagravière (Safran), que concluye la regata y consigue así su cualificación para la próxima Vendée Globe. Thomas Ruyant (Le Souffle du Nord) no ha podido concluir a tiempo la reparación del palier de su quilla. Tras informar oficialmente de su retirada, ahora espera una ventana meteorológica favorable para transportar su IMOCA60 hasta Lorient.

Encadenar dos regatas transatlánticas consecutivas no es nada fácil, sobre todo si se corren en condiciones especialmente difíciles. Para quienes lo intentaron, significaba importantes cargas suplementarias de trabajo para sus equipos de tierra, una carrera contrarreloj para disponer de un barco listo para afrontar una transatlántica invernal en condiciones meteorológicas especialmente duras. Para quienes estuvieron en la salida de Saint-Barth, estar a punto en la línea el día de la salida ya era una victoria. Victoria para los equipos de tierra, que trabajaron sin descanso, victoria para los navegantes, que tuvieron que encontrar un equilibrio entre el tiempo de descanso necesario y la necesidad de no desconectar, de no salir de la burbuja competitiva.


En modo combate
Para la mayoría de los participantes, esta prueba tenía un interés doble. Por una parte, era el primer test a escala natural de una navegación en solitario en un IMOCA60 (solo Sébastien Josse podía vanagloriarse de semejante experiencia); por otra parte, era una oportunidad de conseguir la cualificación para la Vendée Globe antes de que terminara el año 2015. Pero para conseguirlo tuvieron que emplearse a fondo. Los equipos del Newrest-Matmut y del Souffle du Nord solo dispusieron de unos pocos días a la llegada del transporte desde Itajaí para poner su máquina en condiciones de volver a zarpar. Sébastien Josse y todo el equipo Gitana tuvieron que trabajar duramente para volver a botar su barco, tras su retirada de la la Transat Jacques Vabre, y cruzar el Atlántico. El patrón del Edmond de Rothschild apenas dispuso de dos días en Saint-Barth antes de hacerse nuevamente a la mar. Morgan Lagravière consiguió un acuerdo con Nicolas Boidevézi para disponer de Adopteunskipper.net, transportar el barco desde Lorient y participar en la regata.


Esta ansia de ganar se mantuvo tras la señal de salida. De entrada, Sébastien Josse y Paul Meilhat (SMA) se colocaron delante, mientras que tras ellos Morgan Lagravière y Thomas Ruyant libraban una lucha encarnizada por el tercer puesto. 


Un posicionamiento crucial
Si al principio la regata parecía agradable, la flota pronto se inquietó por la llegada de dos depresiones sucesivas que modificarían profundamente la situación. La primera generó un flujo del suroeste bastante fuerte, que solo pudieron pillar Sébastien Josse y Paul Meilhat. Detrás, Thomas Ruyant, Fabrice Amedeo, Eric Holden (O Canada) y Enda O’Coineen (Currency House Kilcullen) optaron por una ruta más al sur para colocarse favorablemente de cara a la segunda depresión. Morgan Lagravière, que pensaba poderse escapar en el flujo de la primera depresión, no pudo aguantar y tuvo que hacer proa hacia el sur para evitar estar en el norte de la segunda depresión, especialmente activa, y tener que afrontar vientos contrarios. Paul Meilhat también acabó viéndose forzado a hacer lo mismo y dejó que Sébastien Josse se escapase en solitario.


El mal tiempo machaca la flota
Esta segunda depresión fue especialmente virulenta. Al acercarse a las Azores, acogió a la flota con vientos a veces de más de 50 nudos y una mar muy difícil de negociar. En esas condiciones dantescas, empezaron las roturas. Primero fueron Thomas Ruyant y Morgan Lagravière quienes, por problemas de quilla, optaron por hacer escala para reparar, el primero en Ponta Delgada, el segundo en Horta. Después fue Fabrice Amedeo quien constató la avería de su timón de estribor. Finalmente, Eric Holden, víctima de múltiples problemas de material (velas rotas, problemas de electrónica) decidió hacer escala, él también, en Horta.


El accidente más grave afectó sin duda a Paul Meilhat, víctima de una grave caída a bordo del SMA. Cuando navegaba con más de 50 nudos de viento, Paul tuvo que ir a la proa para arreglar una pieza de uno de sus estays. Mientras se movía por cubierta, una ola lo encapilló y lo echó contra la superestructura, provocándole diversas fracturas de costilla y de pelvis. Incapaz de seguir maniobrando su barco en tales condiciones, Paul tuvo que pedir asistencia y ser trasladado en helicóptero a la isla de Sao Miguel. El equipo del SMA sigue movilizado para intentar recuperar el barco, a la deriva entre las Azores y la punta noroeste de España. Solo Enda O’Coineen, que había decidido dejar pasar el mal tiempo con muy poco velamen, pudo atravesar el temporal sin demasiados daños, excepto velas muy estropeadas.


Una travesía récord, un campeonato abierto
Al cubrir el recorrido en 10 días, 5 horas, 18 minutos, a más de 15 nudos de velocidad media sobre el agua, Sébastien Josse demostró todo el potencial de su Edmond de Rothschild. Convencido de la aportación de los foils, sobre todo en rumbos de través y largo, el patrón del equipo Gitana reconocía que la vida a bordo era aún más difícil. Encerrados en esas celdas monacales, vacías de todo lo superfluo en un intento de reducir el peso, los navegantes se las ven y se las desean para moverse a bordo de un barco que se sacude cada vez con más violencia. Mantener el equilibrio a bordo es todo un reto y algunos equipos se plantean introducir cambios en las cabinas para que los navegantes, lanzados a toda velocidad en un campo de bultos, puedan agarrarse.


Fabrice Amedeo, aupado con su segunda plaza en la Transat Saint-Barth / Port-la-Forêt, se acerca significativamente a Vincent Riou (PRB) en la clasificación provisional del Campeonato del Mundo IMOCA Ocean Masters, prueba que premia la regularidad. Las diferencias son escasas, pues solo 12 puntos separan al líder de Armel le Cléac’h (Banque Populaire), quinto en esta clasificación provisional. La New York / Vendée (Les Sables d’Olonne) puede ser determinante en la clasificación final del campeonato.
Última hora: llegada de Morgan Lagravière (Safran)
Al cortar la línea de llegada este miércoles 23 de diciembre a las 05h 32mn 02s, el patrón del Safran acaba cuarto de la Transat Saint-Barth / Port-la-Forêt y también logra su cualificación para la próxima Vendée Globe. Su tiempo de regata ha sido de 16 días, 13 horas, 32 minutos y 2 segundos, a una media de 8,49 nudos sobre la ruta ortodrómica. Ha recorrido 4.002,94 millas sobre el agua, a una velocidad media de 10,07 nudos.


Morgan Lagravière: “Esta segunda parte de la regata desde que volví a salir de las Azores, ha sido distinta. Primero porque sabías que eras el único en el agua; ya no había el aguijón de la competición, pero al mismo tiempo podías elegir tu ritmo, ya no estabas obligado a ir siempre al límite.


Esta transat me ha permitido aprender muchas cosas, desde el accidente que pasó en la quilla hasta la experiencia del mal tiempo. Era potente, violento en algunos momentos. Ahora tendré que digerirlo todo. Sé que ya tengo la cualificación para la Vendée Globe, y esto me permitirá tomarme las cosas con más calma, asimilar todo lo que he podido vivir en esos días de regata. En cualquier caso, es maravilloso poder compartir lo que vives en el agua. Sin eso, la regata no tendría el mismo sabor.”


Mostrar toda la rúbrica


Aviso legal | Mapa del website      ©2012-2017 Azimut Communication - Diseño del web & Kioskos interactivos  - design based on v1 by OC Sport