Home  >  Noticias  >  Rumbo al Oeste

Recibir nuestro newsletter

Registrarse ahora

 

Su email no será entregado a terceros

Facebook Twitter RSS

Patrocinador oficial

  • Mutuelle Des Sportifs
  • Azimut Communication

Proveedores oficiales

  • Sea & Co
  • FFVISAF
  • TOLRIP
  • SailingNews.tv

Colaboradores

Noticias

Rumbo al Oeste

259506660340bc54f353bo.jpg

Cuando falta menos de un mes para la salida de la New York – Vendée, todo el mundo está pensando ya en la Gran Manzana. Para llegar a Estados Unidos, todo el mundo ha elegido entre distintas opciones: una regata con alisios con salida de las Canarias, una Transat dura como en los viejos tiempos, o incluso un transporte conjugado con todo el sabor marinero.

En regata o en transporte, es toda una caravana de IMOCAS hacia Nueva York. Algunos acaban de soltar amarras con tripulación, mientras otros pulen sus armas en solitario. Pero para todos lo esencial es llegar a Nueva York, preparados para la New York – Vendée, con un barco en perfecto estado.

Por la cara norte

Los seis participantes de The Transat bakerly no han optado por las cosas fáciles. Lanzarse a una regata en el Atlántico Norte contra los vientos dominantes no es precisamente una sinecura, como lo demuestran las condiciones encontradas por la flota desde la salida de Plymouth. Obligados a bajar hasta la latitud de las Azores, Armel Le Cléac’h (Banque Populaire VIII), Vincent Riou (PRB), Jean-Pierre Dick (St-Michel Virbac), Paul Meilhat (SMA) y Richard Tolkien han tenido que afrontar una depresión muy profunda que generaba vientos de más de 50 nudos cerca de su centro. El sexto participantes en esta regata, Sébastien Josse (Edmond de Rothschild), se ha visto obligado a tirar la toalla tras romper la vela mayor. El incidente no ponía en peligro la integridad del barco, pero no permitía que Sébastien continuara corriendo en condiciones aceptables. Si el trío de cabeza pule sus armas antes de la New York – Vendée, el objetivo es un tanto distinto para Paul Meilhat y Richard Tolkien, que esperan cualificarse para la  Vendée Globe y poder disputar la New York – Vendée si esa presión añadida. Otros tres participantes ya han dirigido su proa hacia el nuevo continente. Con salida de Lanzarote, la Transat Calero ha permitido a Peter Heerema, Sébastien Destrémau (Face Ocean) y Alan Roura (Un Vendée pour la Suisse) llegar a Nueva York por el camino de los estudiantes, el de los alisios, antes de desviarse al final del recorrido. El resultado es lo de menos, por cuanto el primer objetivo de esos tres participantes era validar su recorrido de cualificación para la Vendée Globe.

Paseo por la mar salada

Para la mayor parte de los patrones, el transporte hacia Nueva York irá acompañado de una conversación de correos electrónicos con un escritor apasionado de la mar. Esta iniciativa, apadrinada por ediciones Gallimard a partir de una propuesta de los organizadores del Grand Prix Guyader, intenta convertir en palabras las sensaciones de los navegantes cuando están en la mar, explicar el día a día de los navegantes, lo que les ocupa, sus alegrías y sus pequeños problemas. Después, cada escritor deberá reaccionar, desarrollar su imaginación para ligar un verdadero diálogo con los patrones. Objetivo final: recoger material para un libro que debería publicarse antes de la próxima Vendée Globe. De los ocho navegantes afectados por la operación, seis lo harán durante su transporte: Yann Eliès (Quéguiner – Leucémie Espoir), Morgan Lagravière (Safran), Fabrice Amédéo (Newrest – Matmut), Tanguy de Lamotte (Initiatives Cœur), Bertrand de Broc (MACSF) y Stéphane Le Diraison. Hay materia suficiente para alimentar las fábricas de sueños.

Toda la información sobre el Viaje Transatlántico de nuestros Ocean Masters y sus IMOCA60: www.voyagetransatlantique.grandprixguyader.com

Extracto del texto de Olivier Frébourg, asociado con Morgan Lagravière:

“El Atlántico no es precisamente un paraíso de descanso, por mucho que sea una mar original. Con sus temporales, sus icebergs que se desplazan hacia el Sur, la constante mar de leva, sus olas como montañas, el Atlántico Norte es incluso un infierno ante el que uno se arrodilla para pedir clemencia. Puede mostrarse más amable, pero no es muy frecuente. Encarna la libertad de los mares, y también el lazo entre el nuevo mundo y el viejo. Transatlántico es una palabra elegante y esbelta como el transatlántico Normandie.  Los tonos de sus azules son infinitos.”

Texto de Yann Eliès, asociado con François Garde:

“Me entusiasma la idea de participar en este proyecto de escritura e intercambio Autor/Patrón, es una idea magnífica. Esto nos permite plasmar en el papel lo que nos anima, la cara un poco escondida de lo que hacemos quienes nos dedicamos a este trabajo. Y esto hace además que navegando nos olvidemos a veces, léase a menudo, que ese es nuestro trabajo. Una oportunidad de explicarlo de forma distinta.”

 

 


Mostrar toda la rúbrica


Aviso legal | Mapa del website      ©2012-2017 Azimut Communication - Diseño del web & Kioskos interactivos  - design based on v1 by OC Sport