Home  >  Noticias  >  VENDÉE GLOBE – SEMAN [...] AY PARTIDO

Recibir nuestro newsletter

Registrarse ahora

 

Su email no será entregado a terceros

Facebook Twitter RSS

Patrocinador oficial

  • Mutuelle Des Sportifs
  • Azimut Communication

Proveedores oficiales

  • Sea & Co
  • FFVISAF
  • TOLRIP
  • SailingNews.tv

Colaboradores

Noticias

VENDÉE GLOBE – SEMANA 7: 50 DÍAS DE MAR Y AÚN HAY PARTIDO

© Vincent Curutchet / DPPI
© Vincent Curutchet / DPPI

Este invierno 2016-2017 muy bien podría ser el de todos los récords oceánicos. Thomas Coville se ha apuntado un gran tanto al culminar ayer su vuelta al mundo en solitario en 49 días, a bordo del maxitrimarán Sodebo Ultim'. Francis Joyon y su tripulación intentan en estos momentos batir el récord del Trofeo Julio Verne. Y también están, evidentemente, los líderes de la Vendée Globe, que prosiguen su cabalgada en un Atlántico Sur complejo.

Alex Thomson es el más rápido de la flota y esta noche ha seguido recortando la ventaja que le lleva Armel Le Cléac’h. Al acabar el 50º día de mar, hay partido a uno y otro lado de las Malvinas entre los dos grandes dominadores de esta octava Vendée Globe.

Se acabaron las bromas de Navidad. Los 19 barcos que siguen en regata han vuelto al tajo. Al acabar el 50º día de regata desde la salida de Les Sables d’Olonne, al frente de la regata sigue vigente la gloriosa incertidumbre del deporte: el Hugo Boss ha recortado la mitad de su retraso respecto del Banque Populaire VIII, para colocarse esta mañana a 432 millas del líder. En números redondos, en estos momentos equivale a un día de navegación de Alex Thomson, cuando ayer pasó el cabo de Hornos con dos días de retraso respecto de Armel Le Cléac’h. Esto da una idea bastante precisa de la fragilidad de las diferencias e ilustra muy bien lo que dice el líder cuando repite que “no hay nada decidido”. Los seguidores del bretón se tranquilizan poniendo de relieve pese a ello Armel tiene casi la misma ventaja sobre su perseguidor que hace una semana. Los seguidores del galés, por su parte, prefieren poner el acento en las últimas 48 horas, que les han sido muy favorables.

Meteorología compleja en el Atlántico Sur

Lo que es seguro es que hay partido entre los dos grandes animadores de la regata, situados a uno y otro lado de las Malvinas (Armel, a 130 millas al Nordeste del archipiélago, Alex a 230 millas al Suroeste). Sobre todo teniendo en cuenta que la situación meteorológica que se avecina es muy compleja. Aunque hoy y mañana las diferencias tienen visos de hacer el yo-yo –con Le Cléac’h al norte de una depresión y Thomson al sur de este mismo sistema de bajas presiones– los próximos días parecen muy complicados, porque hay muy poco viento en su remontada del Atlántico Sur. No hay mucho a lo largo de las costas de América del Sur y por tanto hay que ir a buscarlo al Este, pero no demasiado. Porque hay que respetar la Zona de Exclusión Antártica, sabiendo que el punto más alto de esta zona prohibida por la presencia de icebergs está en 40º Sur, mientras que el Banque Populaire acaba de salir de los Cincuenta Aullantes y esta mañana navega en 49º Sur. En resumen, un buen rompecabezas para nuestros dos líderes.

Jérémie Beyou, por su parte, aún no tiene que plantearse este tipo de cuestiones. Va lanzado hacia el cabo de Hornos, que debería doblar mañana a mitad de jornada, con más o menos dos días de retraso sobre Alex Thomson y cuatro sobre Armel Le Cléach, pero con una ventaja aún relativamente cómoda sobre Jean-Pierre Dick. Si este va muy rápido esta mañana, con puntas de 22 nudos, el StMichel-Virbac tiene de todas formas 840 millas de retraso sobre el Maître CoQ.

Jean-Pierre Dick también ha cogido ventaja sobre Yann Eliès (Quéguiner-Leucémie Espoir) y Jean Le Cam (Finistère Mer Vent), que ahora están a unas 250 millas detrás. Del 7º al 9º, todo va bien para Louis Burton (Bureau Vallée), que prosigue su notable regata a 15 nudos en un flujo del Norte, pegado a la ZEA; lo sigue el húngaro Nandor Fa (Spirit of Hungary, 8º) en un régimen de Sudoeste. El neozelandés Conrad Colman no debería rezagarse para permanecer delante de la gran tormenta esperada al Sur de Nueva Zelanda, pero hasta el momento va bien para que este sea el caso. Y dejar su país de origen en la 9ª posición del Everest de los mares tiene que disparar la moral del patrón del Foresight Natural Energy. A estas alturas no se le esperaba en esta posición.

Mientras los dos líderes ya han salido del Pacífico, un grupo de seis barcos ha entrado esta mañana en este océano al sobrepasar la longitud del South East Cape, en la vertical de Tasmania. Al Norte, Arnaud Boissières sube un peldaño: el patrón de La Mie Câline es ahora 10º, mientras que Fabrice Amedeo (Newrest-Matmut), que está a tan solo 100 millas detrás en términos de distancia a la llegada, solo es el 15º. La explicación está 140 millas al sur de los dos, donde evoluciona a baja velocidad un grupo muy internacional de cuatro barcos formado por el irlandés Enda O’Coineen (Kilcullen Team Ireland, 11º), el francés Eric Bellion (CommeUnSeulHomme, 12º), el suizo Alan Roura (La Fabrique, 13º) y el norteamericano Rich Wilson (Great American IV, 14º). Estos filmaron este fin de semana imágenes extraordinarias de encuentros en medio del mar. Podrían izar más trapo esta misma mañana y acelerar nuevamente después de haber frenado a fondo desde hace 48 horas, con velamen muy reducido, para gestionar el timing de la famosa gran tormenta prevista en sus proas.

Unas 1.000 millas detrás, el español Dídac Costa (One Planet, One Ocean, 16º) es el más rápido de los cuatro barcos en la cola de la flota (15 nudos). El holandés Pieter Heerema (No Way Back), ha perdido mucho terreno al subir muy al Norte. Con los pilotos automáticos muy frágiles, tiene que encontrar rápidamente una solución si quiere dejar de poner la regata entre paréntesis, como dice. Finalmente, Romain Attanasio, 18º, ha vivido días mejores: es cierto que navega en condiciones mucho más manejables tras tres días de vientos fuertes (25 nudos en vez de 40 es algo que cambia la vida), pero el patrón del Famille Mary-Etamine du Lys tiene un pequeño problema. Ya no tiene sensor aéreo, por lo que su piloto ya no recibe informaciones de viento, lo que es muy perjudicial en solitario. Un poco menos de 180 millas detrás de Romain, Sébastien Destremau (TechnoFirst-faceOcean) sigue cerrando la marcha.

Han dicho:

Dídac Costa (One Planet One Ocean):

“El último frente me ha permitido avanzar rápido desde hace 48 horas, pero la tregua de Navidad ha terminado. El viento ha amainado. Al Sur de Australia se forma una tormenta. La depresión se profundizará y dificultará la progresión hacia el Este. Además, la zona entre Australia y Nueva Zelanda es complicada, con la tierra al Norte y la zona de exclusión al Sur, lo que limita el margen para negociar o evitar las depresiones. Intento ir al Sur tanto como puedo y después debería esperar la llegada del viento. Hace unos días reparé el J3, pero al repasarlo descubrí el inicio de una deslaminación. He decidido repararlo antes de volver a izarlo. Espero una encalmada para hacer este trabajo. Ayer doblé el segundo de los tres grandes cabos, el cabo Leeuwin. Espero llegar pronto a la mitad del recorrido. ¡Después ya no me alejaré de Les Sables, sino que me acercaré!”

Eric Bellion (CommeUnSeulHomme):

“Esta mañana he tenido una charla con Alan Roura. Hemos tomado el té y el café juntos, ¡en nuestros barcos respectivos, claro! (risas). Después nos hemos separado y hemos reemprendido la regata. He vivido este momento con mis compañeros como una parada en el estand. Lo he aprovechado para hacer tranquilamente un buen chequeo del barco antes de empezar el Pacífico. Y he podido descansar, esta noche he dormido 8 horas de un tirón. Siempre es frustrante navegar a 5 nudos cuando queda la mitad de la vuelta al mundo por recorrer. Pero no teníamos otra opción. Vuelvo a empezar descansado y con muchas ganas. El cambio de ambiente ha sido radical, he pasado de la calma absoluta a la tormenta. Navego con 30-35 nudos, a una velocidad de 20 nudos. Llevo tres rizos en la mayor y un foque pequeño. El barco está escorado y da saltos en todos los sentidos. El paisaje es magnífico: hay grandes nubes, pero el sol es fuerte, la mar es de color gris antracita con borreguitos blancos. Es un ambiente muy del Sur. Se trata de seguir la depresión sin ir demasiado rápido para no encontrarnos con situaciones demasiado violentas.”

Jérémie Beyou (Maître CoQ):

Un final del Pacífico complicado

“El Pacífico me ha parecido largo, las condiciones meteorológicas no han sido fáciles. Salir del Pacífico será complicado. La última noche pasé un primer frente. He trasluchado con 40 nudos. Hay grandes chubascos y es difícil mantener una velocidad constante. Hasta el cabo de Hornos tendré viento portante, que arreciará. Tendré que hacer más trasluchadas; será un tramo técnico e intenso. No hay que hacer tonterías, porque el paso entre la zona de exclusión y la roca no es ancho.”

Su primer Hornos

“Este cabo de Hornos lo espero con impaciencia. He tomado la salida de muchas vueltas al mundo: Vendée Globe, Trofeo Julio Verne, Barcelona World Race. Pero nunca he conseguido doblar el cabo de Hornos. ¡Ya toca! De momento no pienso mucho en ello, porque la navegación no es fácil y hay mucha mala mar. Pero viviré este paso como un alivio, comparado con todos los fracasos anteriores. Estaré contento de cambiar de rincón, este no es el más agradable.”

Una nueva regata en el Atlántico

“Una vez que esté en el Atlántico, miraré dónde me situaré respecto a los dos primeros. Espero que se abra el juego. Empezará una nueva regata. Habrá que emplearse a fondo en estas últimas semanas.”

Respecto de la hazaña de Thomas Coville

“No he podido seguir mucho la vuelta al mundo de Thomas Coville a causa de mis problemas de comunicación, pero me han dicho que ha llegado en 49 días. Aplaudo su abnegación después de cinco intentos. El mundo es de quienes perseveran. ¡Un gran aplauso a Thomas y a su equipo!

Jean Le Cam (Finistère Mer Vent):

El cabo de Hornos en el punto de mira

“No me quejo de las condiciones actuales. Hace dos días caí en una zona sin viento. Ahora Yann (Eliès) está más frenado que yo. Aparentemente hay una endemoniada encalmada prevista justo antes de que lleguemos al cabo de Hornos, pero debería despejarse a tiempo. Ya veremos, en esta zona los análisis meteorológicos cambian mucho… A menudo se dice que el cabo de Hornos es magnífico, se dicen muchas cosas. Pero al final, cuando lo miras, te dices: “Ah, ¿el cabo de Hornos es esto?” Debería doblarlo el 31 de diciembre a las 21h06 y 48 segundos (TU). Señoras y señores, a las 22h06 en su casa.”

¿La vuelta al mundo en menos 80 días?

“Espero mejorar mis 87 días (en 2004-2005). Con mi posición actual, si hago 87 se acabó lo que se daba (risas). Me gustaría, en mis sueños más locos, acabar la Vendée Globe en 80 días. Todo dependerá de las condiciones meteorológicas en la remontada del Atlántico. Ese tramo del recorrido siempre es aleatorio.”

Vídeos y corte de pelo

“Estaba en la encalmada y tenía que pasar el tiempo, por lo que este fin de semana hice bastantes vídeos. Y para Año Nuevo he decidido cortarme el pelo. ¡Estaré guapo para San Silvestre y el paso del cabo de Hornos!”

 Revisión en imágenes de la semana 7 de la Vendée Globe


Mostrar toda la rúbrica


Aviso legal | Mapa del website      ©2012-2017 Azimut Communication - Diseño del web & Kioskos interactivos  - design based on v1 by OC Sport