Home  >  Noticias  >  YANN ÉLIÈS, QUINTO D [...] E GLOBE

Recibir nuestro newsletter

Registrarse ahora

 

Su email no será entregado a terceros

Facebook Twitter RSS

Patrocinador oficial

  • Mutuelle Des Sportifs
  • Azimut Communication

Proveedores oficiales

  • Sea & Co
  • FFVISAF
  • TOLRIP
  • SailingNews.tv

Colaboradores

Noticias

YANN ÉLIÈS, QUINTO DE LA VENDÉE GLOBE

1617968512515982615879627513840682661322183o.jpg

Yann Éliès ha cruzado la línea de llegada en Les Sables d’Olonne este miércoles 25 de enero de 2017 a las 16 horas, 13 minutos y 9 segundos (hora española). Consigue la quinta posición de esta Vendée Globe, vuelta al mundo que consigue terminar por primera vez, tras su retirada por lesión en la edición 2008-2009. Su tiempo de regata: 80 días, 3 horas, 11 minutos y 9 segundos. Su velocidad media sobre el recorrido teórico de 24.500 millas es de 12,74 nudos, pero el patrón del Quéguiner-Leucémie Espoir ha recorrido en realidad 27.132 millas sobre el agua, a la media de 14,10 nudos. Repaso de su regata.

Yann Éliès quería acabar esta Vendée Globe a toda costa y antes de la salida proclamaba que si conseguía acabar “no estaría muy lejos del podio”. Lo ha conseguido: quinto y primero de los barcos clásicos con orzas rectas, porque Armel Le Cléac’h, Alex Thomson, Jérémie Beyou y Jean-Pierre Dick, los cuatro navegantes que lo preceden en la clasificación, llevaban todos foilers. Es una gran revancha del patrón del Quéguiner-Leucémie Espoir, cuando se recuerda el gravísimo accidente que sufrió al Sur de Australia durante la edición 2008-2009. Desde este punto de vista, “me admira lo que ha hecho Yann, lo considero una proeza. No sé si yo hubiera sido capaz de hacerlo”, declaró a este respecto Jérémie Beyou, durante su conferencia de prensa del martes. Gran tributo.

Gran jugada en el Atlántico Sur

Desde la salida el pasado 6 de noviembre, Yann Eliès deja claro que habrá que contar con sus conocimientos, que le han permitido ganar tres veces La Solitaire du Figaro, entre otros éxitos de su muy impresionante palmarés. Yann navega a bordo del primer barco diseñado por VPLP-Verdier, el ex-Safran de Marc Guillemot, tercero de la Vendée Globe en 2009… Es por tanto la máquina que abrió la vía que desde entonces han tomado todos los IMOCA, pero es también el barco con el que Marc fue a socorrerlo en el océano Austral. Al pasar Finisterre, Yann Éliès está en el paquete de los diez barcos de cabeza, entonces al lado de Paul Meilhat y Jérémie Beyou, más tarde de Sébastien Josse y Vincent Riou. En Cabo Verde está en octava posición, al igual que en el Ecuador, pese a unas calmas ecuatoriales complejas. Yann navega entonces delante de Jean Le Cam y de Jean-Pierre Dick, dos rivales con los que se encontrará a menudo a lo largo de su recorrido. Por desgracia, una primera avería en el hook de su vela mayor le hace perder unas cincuenta millas, que pronto se multiplican.

Su primera gran jugada estratégica llega en la bajada del Atlántico Sur: hacia el 20 de noviembre, los siete barcos de cabeza se escapan y las circunstancias meteorológicas hacen que, siempre, los de delante se escapen. Es el momento en el que Jean Le Cam anuncia “diferencias enormes”, de varios miles de millas, algo que acaba confirmándose. Yann Éliès –que se ve retrasado a 300, después a 800 y casi a 1.200 millas detrás del grupo de cabeza- está seriamente amenazado de verse desplazado al pelotón de los secundones que sufre un castigo doble, o triple. Es decir, entre quienes se encontrarán pronto en una regata muy distinta, a 3.000 millas o más de los líderes. Para mantener un hilo de contacto con la cabeza de la flota, Yann intenta entonces una alternativa muy arriesgada, a través de un estrecho pasillo de viento que “corta el queso” en el Atlántico Sur. Va justo, pero lo consigue y en el cabo de Buena Esperanza el Quéguiner-Leucémie Espoir limita su diferencia con el líder a unas 1.000 millas. ¡Bien!

Dos veces bloqueado por los temporales

Yann Éliès va sexto en el océano Índico, delante de Jean Le Cam y Jean-Pierre Dick. Por desgracia, se ve obligado a dejar su regata entre paréntesis por primera vez durante 24 horas, porque no tiene otra alternativa que frenar voluntariamente para dejar pasar delante de él un gran temporal llegado de Madagascar. Echa pestes. Su travesía del Índico la hace solo, intercalado a gran distancia entre Jérémie Beyou delante y Jean Le Cam detrás. Yann dobla la longitud del cabo Leeuwin en quinta posición, tras 33 días y 4 horas el 9 de diciembre, 23 horas después del Maître CoQ de Jérémie Beyou.

El Sur de Australia, de siniestra memoria para él, pasa relativamente bien, si exceptuamos los temporales que lo frenan mientras, delante, la meteorología sigue favoreciendo a los dos líderes, Armel Le Cléac’h y Alex Thomson. Nuevo frenazo obligatorio en el Sur de Australia, donde debe ralentizar por segunda vez para dejar pasar una furiosa tormenta ¡con vientos previstos de entre 60 y 80 nudos! Es el momento en el que se lo tiene que tomar con calma, mientras Jean Le Cam puede pasar por el Sur y, por el contrario, Jean-Pierre Dick se va muy al Norte para pasar por el estrecho de Bass, entre Tasmania y Australia. Es después de estas circunstancias cuando se forma el trío infernal, al Sur de Nueva Zelanda: Jean-Pierre Dick, Yann Éliès, Jean Le Cam… Aún estamos a mitad del recorrido de la Vendée Globe y esos tres compadres ya no se perderán de vista, o casi.

Bordo a bordo con Jean Le Cam

En el Pacífico Jean-Pierre Dick toma intermitentemente la delantera gracias al rendimiento de su foiler. Pero los dos chusqueros Yann Eliès y Jean Le Cam (los dos triples ganadores de La Solitaire du Figaro) navegan bordo a bordo. Y su enfrentamiento es pasmoso. Por su forma de navegar, claro, pero también por sus llamadas por VHF y los vídeos que envían al servicio de prensa de la Vendée Globe, muchas veces divertidos.

El cabo de Hornos, el 30 de diciembre, está muy frecuentado: Jean-Pierre Dick pasa a primera hora de la mañana, a las 7h34, Jean Le Cam a las 16h48 y Yann Eliès apenas una hora más tarde, a las 17h56. Yann no se descuelga: ante todo, quiere acabar esta Vendée Globe cueste lo que cueste, y si es posible en quinta posición. “Parecerá una tontería, pero en las home-page de las webs solo salen los cinco primeros”, asegura con malicia. Jean-Pierre Dick intenta dejar su compañía vía el estrecho de Le Maire y el Este de las Malvinas. Nuevo contratiempo para Yann cuando rompe la baluma de su vela mayor en una doble trasluchada. Pero el antiguo velero sabe reparar este tipo de averías, como antes había sabido fabricar un desalinizador que funcionara con las piezas de los dos que ya no lo hacían, entre otras averías menos importantes.

En la remontada del Atlántico Yann Éliès y et Jean Le Cam ya no se separan y se gastan bromas con vídeos intercambiados cuando no lo hacen directamente entre ellos. El regreso a casa lo hacen los dos bretones casi de lado. A su paso por el Ecuador en 67 días el 13 de enero, solo hay media hora de diferencia (31 minutos) entre Yann y Jean. A gran velocidad, incluso consiguen estar a tiro de piedra de Jean-Pierre Dick, en el último rodeo del anticiclón de las Azores. Los dos intentarán además superarlo por el interior de la curva hacia la llegada en los dos últimos días. Hasta el final, cuyo desenlace ya conocemos: Yann Eliès ha completado la Vendée Globe. Quinto. Y primero de los viejos barcos con orzas. Nunca sabremos cuál habría sido su clasificación sin los dos pérfidos temporales que lo obligaron a frenar a fondo en el Gran Sur. Probablemente mejor, claro… Pero ya es un magnífico resultado volver a Les Sables d’Olonne después de apenas 80 días de navegación. Él también ha conseguido acabar su vuelta al mundo. ¡Buen trabajo, Yann!

 

 


Mostrar toda la rúbrica


Aviso legal | Mapa del website      ©2012-2017 Azimut Communication - Diseño del web & Kioskos interactivos  - design based on v1 by OC Sport