Home  >  Noticias  >  ALAN ROURA, DUODÉCIM [...] NDÉE GLOBE

Recibir nuestro newsletter

Registrarse ahora

 

Su email no será entregado a terceros

Facebook Twitter RSS

Patrocinador oficial

  • Mutuelle Des Sportifs
  • Azimut Communication

Proveedores oficiales

  • Sea & Co
  • FFVISAF
  • TOLRIP
  • SailingNews.tv

Colaboradores

Noticias

ALAN ROURA, DUODÉCIMO DE LA VENDÉE GLOBE

 © Olivier Blanchet / DPPI / Vendée Globe
© Olivier Blanchet / DPPI / Vendée Globe

El patrón suizo Alan Roura ha cruzado la línea de llegada en Les Sables d’Olonne el lunes 20 de febrero de 2017 a las 9 horas, 12 minutos y 32 segundos (hora española), y consigue así la duodécima posición de esta Vendée Globe, vuelta al mundo que culmina por primera vez, pocos días antes de cumplir 24 años. Su tiempo de regata es de 105 días, 20 horas, 10 minutos y 32 segundos. El patrón de La Fabrique ha recorrido 28.359 millas sobre el agua, a una velocidad media de 11,16 nudos.

Tras una infancia en la orilla del lago Lemán primero y una travesía del Atlántico y del Pacífico en su adolescencia, Alan pronto se lanzó a cumplir sus sueños de correr regatas oceánicas. A los 13 años optó por cesar su escolarización para proseguir su aprendizaje en la escuela de la vida y comprarse su primer barco. A sus 20 años participa en su primera regata oceánica en solitario, la Mini Transat 2013 (travesía del Atlántico en solitario, a bordo de un velero de 6,50 metros de eslora). El año siguiente, repite en solitario en la legendaria Ruta del Ron. En 2015, corre a dos la Transat Jacques Vabre. Tres caminos que le permiten aprender y que lo llevan a la salida de la 8ªVendée Globe. Alan Roura, que celebra su cumpleaños el 26 de febrero, es el participante más joven en la historia de la Vendée Globe. Su barco, el Superbigou, fue imaginado y construido en 1997 por su compatriota Bernard Stamm, que consiguió con él dos triunfos en la vuelta al mundo en solitario con escalas.

Después de las fuertes emociones de la salida, Alan Roura entra en la competición en el grupo de cola. Durante el descenso del Atlántico el navegante suizo opta por la buena opción, al oeste de las Canarias, pese a los estresantes momentos a causa de los numerosos buques mercantes. Galopando con vientos portantes a una media de 16 nudos, se permite superar a Rich Wilson (Great American IV), Kojiro Shiraishi (Spirit of Yukoh) y Romain Attanasio (Famille Mary - Étamine du Lys) al paso por el archipiélago de Cabo Verde. En las calmas ecuatoriales La Fabrique sufre una avería de la antena Fleet y durante varios días no puede disponer de todos los ficheros meteorológicos. Tiene que acercarse a la costa brasileña para poder cargar así el software necesario para reparar el sistema. El rodeo le significa perder mucho terreno respecto de sus rivales. 

Descubrimiento del Gran Sur

Alan Roura descubre las duras condiciones de los mares del Sur, con vientos que alcanzan los 50 nudos y una mar de fondo impresionante, y tiene que hacer frente a un problema que afecta a la fijación del timón de estribor. Tras una nueva sesión de reparación, el joven acelera para reintegrarse al pelotón. El 20 de diciembre el patrón de La Fabrique acaba la travesía del océano Índico y, cuando supera la longitud del cabo de Leeuwin por Navidad, entra en el Pacífico en duodécima posición. Mientras navega en un pequeño grupo de cinco barcos, el 2 de enero el navegante informa a su equipo que ha chocado con un OFNI y que se ha roto su timón de estribor. El incidente provoca una vía de agua en la popa que hay que taponar antes de cambiar el timón. Arnaud Boissières (La Mie Câline) y Fabrice Amedeo (Newrest-Matmut) se escapan por delante del suizo, frenado por la avería. La pérdida de su máquina de afeitar nos permite descubrir sus imágenes con una barba que crece día a día. Alan dobla el cabo de Hornos el 16 de enero, tras 71 días de regata.

Las últimas pruebas

El 29 de enero, un winch se arranca de su base durante una maniobra y el patrón de La Fabrique se ve forzado a una nueva sesión de reparación. Cruza el Ecuador el 3 de febrero, tras 89 días de regata, y regresa al hemisferio Norte para enfrentarse a un final en el Atlántico que somete sus nervios a una dura prueba, porque las previsiones meteorológicas evolucionan constantemente y dificultan la elección de la ruta. Decide dar un rodeo por el oeste para evitar las condiciones anticiclónicas. En los últimos días Alan Roura se ve muy frenado en una zona de altas presiones. “Encontrarse bloqueado tan cerca de la meta es realmente atroz. No avanzo, he tenido hasta 24 mercantes alrededor esta noche; pasan a 200 metros de mí, ¡es horrible!” asegura un desolado Alan, poco antes de culminar su vuelta al mundo. El patrón de La Fabrique, que acaba su primera Vendée Globe, está decidido a volver en 2020 con un barco más competitivo y resume así su experiencia: “Hay una parte de miedo, pero al menos he hecho una buena Vendée Globe. He luchado todo lo que he podido. Puede volver con la cabeza alta.”

 

 

 

 


Mostrar toda la rúbrica


Aviso legal | Mapa del website      ©2012-2017 Azimut Communication - Diseño del web & Kioskos interactivos  - design based on v1 by OC Sport