Home  >  Noticias  >  EL HOLANDÉS PIETER H [...] NDÉE GLOBE

Recibir nuestro newsletter

Registrarse ahora

 

Su email no será entregado a terceros

Facebook Twitter RSS

Patrocinador oficial

  • Mutuelle Des Sportifs
  • Azimut Communication

Proveedores oficiales

  • Sea & Co
  • FFVISAF
  • TOLRIP
  • SailingNews.tv

Colaboradores

Noticias

EL HOLANDÉS PIETER HEEREMA, 17º DE LA VENDÉE GLOBE

@ JM Liot
@ JM Liot

El holandés Pieter Heerema (No Way Back) ha cruzado la línea de llegada de la 8ª edición de la Vendée Globe a las 22 horas, 26 minutos y 12 segundos (hora española) del jueves 2 de marzo de 2017. De esta forma se clasifica en 17ª posición y completa su vuelta al mundo en 116 días, 9 horas, 24 minutos y 12 segundos. Pieter recorrió 29.747 millas sobre el agua, a una velocidad media de 10,60 nudos. 

 

El primer holandés en la historia de la regata puede felicitarse de haber realizado el sueño de su vida, porque hoy cumple un reto personal. Sexagésimo sexto patrón que termina una Vendée Globe, a sus 65 años Pieter Heerema es un hombre de negocios en el campo de las plataformas petrolíferas y también un navegante con experiencia, acostumbrado a navegar con tripulación. El Imoca con foils No Way Back es uno de los barcos más modernos de la flota, pues se trata del ex-Vento di Sardegna, construido originalmente para el italiano Andrea Mura, un plan VPLP-Verdier botado en la primavera de 2015.

En una entrevista poco antes de la salida, Pieter confesaba que se había embarcado en un reto inmenso: “No tengo experiencia, soy uno de los de más edad, por lo que los riesgos de romper son aún más grandes. He dedicado mucho tiempo y energía en este proyecto porque quiero dar la vuelta al mundo. Es un poco absurdo debutar en un barco superpotente, el más moderno, el más físico, pero es un desafío tecnológico, porque estos barcos son fabulosos.” Tras un programa de entrenamiento de seis semanas en las Canarias, seguido de dos regatas transatlánticas en solitario -la Calero Solo Transat (entre Lanzarote y Newport) y la Nueva York-Vendée – el patrón holandés zarpó de Les Sables-d’Olonne el 6 de noviembre con otros 28 participantes.

“Ansia de descubrir el potencial del barco”

Ya en el golfo de Vizcaya, el barco amarillo y negro sufre sus primeros problemas, que afectan al timón, la fijación de la mayor y la electrónica. En cuanto al patrón, tiene dolores de espalda durante varios días. No Way Back cruza el Ecuador el 19 de noviembre en 25ª posición, detrás de Eric Bellion (CommeUnSeulHomme) y delante de Alan Roura (La Fabrique), en una flota que se ha alargado mucho desde su paso por Portugal. “Cuando todo funciona, el barco es rápido y es muy interesante, tengo ansia de descubrir todo su potencial. He tenido vientos fuertes en el Atlántico, pero no lo controlaba del todo. En el Sur, con el viento y las grandes olas espero sacarle todo su jugo”, confía Pieter en una conexión antes de abordar el océano Índico. A partir del cabo de Buena Esperanza, No Way Back traza una trayectoria en zig-zag muy al norte y su patrón lucha con unos pilotos automáticos que se resisten a funcionar correctamente. Es entonces cuando se ve superado por Dídac Costa (One Planet-One Ocean) y Romain Attanasio (Famille Mary - Etamine du Lys). Al final del 2016 el holandés frena su barco para dejar pasar una depresión enorme y a partir de entonces prosigue su regata alrededor del mundo en lucha con Sébastien Destremau (technoFirst-faceOcean).

 

Dobla el cabo de Hornos el 24 de enero, tras 79 días de navegación, cuando los tres primeros barcos de la Vendée Globe –Banque Populaire VIII, Hugo Boss y Maître CoQ- ya están amarrados en el pontón de Port-Olona. El patrón del velero amarillo y negro se apresta entonces a enfrentarse a una remontada del Atlántico muy incómoda. Pasada la emoción de haber doblado el tercero y último gran cabo de la prueba, se nota el cansancio: “A nivel de competición, pocas veces he estado en contacto con mis rivales. Mis problemas de material me han obligado a disminuir la velocidad o a dar importantes rodeos. Solo aprovecho el 60% del potencial de No Way Back… Eso da muchos pantocazos y los choques me preocupan”, reconoce. Atrapado en las calmas ecuatoriales, Pieter Heerema regresa al Atlántico Norte el 10 de febrero y se sigue peleando con su sistema electrónico de navegación.

Una llegada obstaculizada por el temporal

Cuando se prevé su llegada a Les Sables d’Olonne a finales de febrero, una última depresión se interpone en el camino del navegante. Este debe esperar a la altura de La Coruña para dejar pasar el temporal que castiga las costas atlánticas: “Doy vueltas sobre el agua y he de tener paciencia. Las olas son increíbles, es como en el océano Austral con sus grandes crestas… He colocado una antena AIS de emergencia, porque la antena principal cayó del mástil. Cuando solo faltan dos o tres días para llegar, la idea de que tendré que pasar algunas jornadas suplementarias en la mar es difícil de aceptar… La gente quizás diga que ya he pasado 110 días en la mar y que unos pocos días de más no son gran cosa, ¡pero para mí sí que lo son!” En la línea de llegada, el único navegante holandés de la Vendée Globe hasta la fecha, acaba la regata en penúltima posición y tiene que esperar una noche más frente a Les Sables-d'Olonne antes de que la marea le permita embocar el canal de entrada hacia las 8 de la mañana del viernes.

A Sébastien Destremau, el decimoctavo y último participante de esta edición 2016-2017, se le espera dentro de una semana para una última remontada del mítico canal.


Mostrar toda la rúbrica


Aviso legal | Mapa del website      ©2012-2017 Azimut Communication - Diseño del web & Kioskos interactivos  - design based on v1 by OC Sport