Home  >  Noticias  >  Saison pleine pour Jérémie Beyou

Recibir nuestro newsletter

Registrarse ahora

 

Su email no será entregado a terceros

Facebook Twitter RSS

Patrocinador oficial

  • Mutuelle Des Sportifs
  • Azimut Communication

Proveedores oficiales

  • Sea & Co
  • FFVISAF
  • TOLRIP
  • SailingNews.tv

Colaboradores

Noticias

Saison pleine pour Jérémie Beyou

beyou-victoirecopy.jpeg

Tras entrar en el círculo muy restringido de triples vencedores de la Solitaire du Figaro, junto a Jean Le Cam, Philippe Poupon y Michel Desjoyeaux, Jérémie Beyou se dedica ahora de nuevo plenamente a la preparación de su IMOCA Maître CoQ  de cara a la próxima Ruta del Ron Destinación Guadalupe. Lejos de considerar que el hecho de llevar dos proyectos pueda ser un obstáculo para sus resultados, Jérémie expone sus puntos de vista.

 

¿Por qué decidió correr la Solitaire du Figaro en paralelo a su proyecto IMOCA?

“Empezamos a hablar del programa con mi patrocinador el pasado otoño. La gente de Maître CoQ quería conseguir visibilidad más allá de la Ruta del Ron. Por entonces el programa de regatas IMOCA aún no era seguro y yo también tenía ganas de volver a la Solitaire du Figaro. Jugando las dos bazas aportaba un mayor impacto mediático y podía mantener un alto nivel de exigencia deportiva todo el año.”

 

¿No era un riesgo jugar con dos bazas a la vez?

“Al contrario… Ante todo, mantener esa exigencia es beneficioso tanto para mí como para nuestro equipo. Corresponde a mis expectativas, necesito buscar siempre cierta perfección deportiva. Más globalmente, corresponde también a la forma en que planteamos nuestro proyecto. Somos un equipo pequeño, con los medios de hacer las cosas correctamente, pero con un presupuesto limitado. No nos podemos lanzar como otros a proyectos de muy alta tecnología, con bancos de pruebas, etc. Por eso tenemos que desarrollar nuestro conocimiento de otra forma. Pensamos con todo el equipo que colocarse en el terreno de la exigencia deportiva permanente era un buen sistema.”

 

¿De todas formas, la gestión de un IMOCA y la de un Figaro no son dos enfoques muy distintos?

“Por eso. Nuestra marca de fábrica se basará en una cierta forma de polivalencia. En Figaro la diferencia la consigues a través de pequeñas cosas. La cultura IMOCA nos ha llevado a ser muy exigentes en las cuestiones fundamentales, como el desgaste del material, la preocupación por el detalle. Echando la vista atrás, la práctica del Figaro nos ha permitido ir a buscar pequeños trucos que no son forzosamente muy caros, pero que pueden hacer la vida más fácil. Después intentamos trasladarlos al IMOCA. Las sinergias entre una disciplina y otra son muy positivas.”

 

Y la victoria siempre es un magnífico acicate…

“Siempre lo he dicho. En el plano estrictamente deportivo, no hay nada mejor que la Solitaire du Figaro. El hecho de ganar la Solitaire supone evidentemente una valorización de todo el equipo. Acabamos la temporada más bien agotados, pero todo el mundo tiene marcha… El cansancio no es nada al lado del estímulo que crea en el equipo. Todos se sienten valorados, no solo es el patrón el que gana. Es primordial, porque en IMOCA el nivel sube cada vez más. Los jóvenes llegan apretando por detrás.”

 

Precisamente se ha codeado con ellos durante la Solitaire…

“Sí, y hay muchos jóvenes con mucho talento. Es necesario que esos chavales consigan montar proyectos en IMOCA, que entren en el circuito, que no nos quedemos solo nosotros, con las mismas caras durante diez años. Pero para eso es imprescindible limitar los costes de construcción de los barcos.”

 


 

¿En este sentido, el nuevo reglamento apunta en la buena dirección?

“Sí, es un progreso. Ahora, cuando oigo hablar de ciertos proyectos en los barcos nuevos, me digo que quizás no hemos delimitado suficientemente las cosas. El objetivo era mejorar la seguridad, reducir los costes para permitir que llegaran a ver la luz proyectos nuevos. Pero qué pasa si mañana, para tener un barco rápido, estamos obligados a seguir determinadas tendencias que parecen dibujarse. Si mañana voy a ver a mi patrocinador y le explico que para seguir con posibilidades hay que añadir foils al barco y que es un proyecto de cientos de miles de euros, o más, no soy creíble respecto de lo que le vendí. Esforcémonos en conservar el valor deportivo de una prueba sin perder de vista que si los presupuestos siguen escalando, al final pondremos en peligro la misma existencia de la clase.”


Mostrar toda la rúbrica


Aviso legal | Mapa del website      ©2012-2017 Azimut Communication - Diseño del web & Kioskos interactivos  - design based on v1 by OC Sport