Home  >  Noticias  >  Infortunio de mar

Recibir nuestro newsletter

Registrarse ahora

 

Su email no será entregado a terceros

Facebook Twitter RSS

Patrocinador oficial

  • Mutuelle Des Sportifs
  • Azimut Communication

Proveedores oficiales

  • Sea & Co
  • FFVISAF
  • TOLRIP
  • SailingNews.tv

Colaboradores

Noticias

Infortunio de mar

© Thierry Martinez
© Thierry Martinez

 

La clase IMOCA, como los demás participantes, no ha podido evitar las roturas en este inicio de la Ruta del Ron – Destino Guadalupe. Con la retirada de Vincent Riou (PRB) y de Bertrand de Broc (Votre Nom autour du Monde), ha perdido a dos navegantes con mucha experiencia. Para Tanguy de Lamotte (Initiatives Cœur), la parada realizada implica entrar en una forma distinta de gestionar la regata: ahora su primer objetivo es acabar.

 

Todos la temían, esa rotura brutal que en el mejor de los casos obliga a cambiar el rumbo del barco, y en el peor a ver cómo sus ambiciones se escapan por la borda. De momento hoy ya son tres los que han pagado el pato. Para Tanguy de Lamotte, el encuentro inesperado con basura flotante es lo que ha dañado seriamente su timón de babor. Bertrand de Broc ha tenido que abandonar por lesión, mientras Vincent Riou ha sido víctima de una rotura material importante, la rotura de un mamparo a la altura de su carro de escota de la mayor. Todos saben que la vela es un deporte mecánico, y que una regata transatlántica no es un gran premio de Fórmula 1: en un caso, son meses de preparación que se juegan en uno o dos eventos importantes por temporada; en el otro, es hora y media de competición que se acaba y que puede volver a empezar el siguiente fin de semana. Evidentemente la decepción es proporcional a la inversión, y eso es aún más doloroso cuando las averías llegan al principio de la regata, antes de que se haya podido mostrar cómo se iba frente a los rivales. A priori, la flota encontrará ahora condiciones más manejables; habrá desperfectos y reparaciones, pero serán más consecuencia del desgaste y de las contiguas exigencias al material que al azar. También se puede esperar que la flota ya haya pagado su tributo a las roturas y que los siete rivales que siguen en regata llegarán a Pointe-à-Pitre sin mayores contratiempos.

 

Las roturas: lo que decían antes de zarpar

Vincent Riou (PRB)“Como todo el mundo, temo las colisiones y las roturas de material. Con mi experiencia, no hay muchas más cosas que me impresionen. Lo que de verdad me da miedo es no poder acabar la regata.”

Alessandro Di Benedetto (Team Plastique - AFM Téléthon): “Lo peor es chocar con otros barcos o con objetos flotantes. Porque en eso no puedes hacer gran cosa.”

Armel Tripon (For Humble Heroes): “Romper el mástil, romper… El objetivo es ante todo acabar esta regata. Las roturas son parte del juego, por desgracia.”

Tanguy de Lamotte (Initiatives-Coeur): “Lo que temo es algo que no pueda gestionar. Sabemos que nos exponemos a muchas cosas, la rotura material, las colisiones con OFNI… Forma parte del juego, pero no nos apetece sufrirlo.”

Bertrand de Broc (Votre Nom Autour du Monde): “En los dos primeros días de regata, lo que más temo es la colisión. Ahora entre el AIS, el radar, el transponedor, tenemos tres alarmas electrónicas además de la vigilancia visual. Por lo demás, creo que ya lo he vivido todo. No olvidemos que el golfo de Vizcaya es el mejor sitio para romper un barco.”

Marc Guillemot (Safran): “La rotura, cuando significa que ya no podrás acabar la regata con normalidad. No conozco a nadie que lo encaje con filosofía.”

Louis Burton (Bureau Vallée): “Lo que más temo es la colisión. Ya me ha sucedido en el pasado (en la Ruta del Ron 2010 y en la Vendée Globe 2012) y realmente te lo pasas mal.”

François Gabart (MACIF): “La rotura, claro. No solo la mía: tampoco me gusta cuando afecta a un rival con el que estoy luchando.”

Jérémie Beyou (Maître CoQ): “Aparte de la rotura, encuentro difícil de soportar quedarme tirado, sea como consecuencia de un infortunio de mar, sea por un error de navegación. Cuando te ves forzado a hacer una escala técnica y te encuentras detrás, psicológicamente es muy duro volver a coger el ritmo.”

La situación en la regata: recortar las curvas

La flota de los IMOCA ha optado por la ruta más corta flirteando con la curvatura del anticiclón de las Azores, con el objetivo evidente de intentar pasar por debajo del anticiclón para atrapar los alisios. Esta operación la han podido realizar los Ultimes sin demasiadas dificultades, pero los monocascos IMOCA, que no tienen el mismo potencial de velocidad, lo tendrán más crudo. François Gabart (MACIF), el participante más al interior, ha modificado su rumbo para meter sur en su ruta: si uno se aproxima demasiado al anticiclón corre el riesgo de quedar atrapado en las calmas. Hay que señalar que Jérémie Beyou (Maître CoQ), pese a estar perjudicado por la rotura de su solent, ha recuperado más de 15 millas al líder durante la noche gracias a haberse decantado un poco hacia el sur. Hasta ahora, las rutas de los IMOCA habían estado muy cercanas entre sí. Las minúsculas opciones de los dos próximos días podrían ser determinantes para el resto de la regata: pequeñas causas, grandes efectos.

Detrás del trío de cabeza, que forman MACIF, Maître CoQ y Safran, la pelea entre Armel Tripon (For Humble Heroes) y Louis Burton (Bureau Vallée) promete. Dos patrones aún jóvenes en la clase IMOCA, dos barcos de potencial sensiblemente equivalente, entre ellos dos podría nacer una bonita historia de competición y de sana rivalidad.

 

 


Infortunio de mar

Mostrar toda la rúbrica


Aviso legal | Mapa del website      ©2012-2017 Azimut Communication - Diseño del web & Kioskos interactivos  - design based on v1 by OC Sport