Home  >  Noticias  >  A maniobrar

Recibir nuestro newsletter

Registrarse ahora

 

Su email no será entregado a terceros

Facebook Twitter RSS

Patrocinador oficial

  • Mutuelle Des Sportifs
  • Azimut Communication

Proveedores oficiales

  • Sea & Co
  • FFVISAF
  • TOLRIP
  • SailingNews.tv

Colaboradores

Noticias

A maniobrar

cprdr.jpg

Zona de transición en la Ruta del Ron – Destino Guadalupe. Después de la galopada con vientos fuertes, ahora los solitarios tienen que hacer frente a vientos cambiantes. Es el momento de estar listos para reaccionar, de anticiparse a las maniobras que llegan, de saber calibrar el punto justo entre aceptar navegar un rato sin el trapo que toca para evitar un cambio de velas a la fuerza agotador, y el deseo de ir todo el tiempo posible al máximo del potencial de la máquina. Es en estas fases cuando se ponen de manifiesto las diferencias más significativas.

 

El rodeo del anticiclón de las Azores no es coser y cantar. Ha hecho falta negociar el paso de un frente y sus inevitables cambios de viento: refuerzo por delante, rolada y calmas detrás. En esas condiciones, los solitarios han tenido que estar especialmente alerta para optimizar el potencial de su barco. Porque en esas máquinas toda maniobra, por pequeña que sea, supone un desgaste considerable de energía: enrollar un foque para desenrollar otro puede exigir una veintena de minutos a poco que se esté en el límite alto de la vela del momento. Con el añadido de que ineluctablemente toda modificación de las velas implica además un nuevo reparto de los pesos, largos minutos en el interior del barco desplazando sacos de vela de más de 50 kg, material, sacos de comida, bidones… En resumen: todo lo que no está precintado es susceptible de ser desplazado, todo ello en una especie de túnel sacudido por las olas en el que no hay muchos puntos donde agarrarse para no perder el equilibrio.

A veces realizar una maniobra tiene algo de proeza. Jérémie Beyou, por ejemplo, tuvo que subir a pulso el estay de su J2 (foque pequeño) para atar una parte de la vela que se había roto. Hay que imaginarse lo que significa subirse a pulso por un cable pelado mientras el barco se mueve sin parar como una peonza. Para recuperarse de ese tipo de esfuerzos a veces se necesitan varias horas. Pero es el precio que hay que pagar para no perder comba. Entonces se entiende mejor la importancia que los patrones de la IMOCA conceden a su preparación física.

 

La maniobra que menos les gusta: lo que decían antes de zarpar

François Gabart (MACIF): “Personalmente, si puedo evitar tener que ir por cubierta hacia la proa cuando hace mala mar, lo prefiero… Cuando hace frío puede ser un infierno.”

Jérémie Beyou (Maître CoQ): “En general, todas las maniobras con spi pueden convertirse en peligrosas en menos que canta un gallo. Es importante hacer las cosas cuando toca, no retrasarse. Una trasluchada con viento de 25 nudos siempre es un poco estresante.”

Alessandro Di Benedetto (Team Plastique): “Todas las maniobras son complicadas cuando uno está herido o muy cansado. Si no, la peor es la arriada del spi grande cuando se han sobrepasado los límites.”

Marc Guillemot (Safran): “Para mí, es la izada y la arriada del J1. Es una vela pesada, difícil de enrollar y difícil de cazar. Además, es una vela que tiene un rango de uso limitado.”

Armel Tripon (For Humble Heroes): “En una trasluchada con ventarrón de 30-35 nudos se me ponen un poco por corbata.”

Tanguy de Lamotte (Initiatives-Cœur): “Físicamente, lo más duro es la trasluchada con gennaker. Hay que enrollar completamente la vela y desenrollarla después. Pero para mí lo menos agradable es la virada. No tanto por la maniobra en sí, sino porque hay que trasladar todos los pesos en un barco que parece una centrifugadora, es realmente penoso.”

Bertrand de Broc (Votre Nom autour du Monde): “Lo más desagradable es trasladar las velas. Por lo demás, sobre todo es cuestión de timing. Lo esencial es estar en buena forma física y saber anticiparse.”

Vincent Riou (PRB): “Una buena virada cerca del límite de uso del génova o del J2 es bastante compleja. Maniobrar las orzas, trasladar los pesos, poner en marcha la misma virada, todo ello requiere su tiempo.”

Louis Burton (Bureau Vallée): “La trasluchada con spi grande o su arriada cuando se empieza a estar en el límite alto de su uso. Es una maniobra que no se puede fallar si no quieres acabar con un spi hecho trizas.”

La situación de la regata: con portantes, pero aún no liberados

La noche fue complicada para la flota de los IMOCA. El motivo: el paso de un frente atenuado que generó un viento muy inestable detrás, con alternancias de rachas tormentosas y zonas de vientos flojos. Jérémie Beyou supo jugar muy bien sus cartas, pues se acercó a una quincena de millas de François Gabart, que sigue líder, pero de nuevo amenazado por su perseguidor. ¿El patrón del MACIF quedó frenado en unas zonas de encalmada, o fue víctima de problemas técnicos? No es su estilo contar ese tipo de cosas, por lo que no podremos saberlo hasta su llegada a Guadalupe.

La flota navega ahora con vientos portantes, pero aún no se trata de los regímenes de alisios establecidos. Al Sur, una pequeña burbuja anticiclónica les impide bajar con decisión. Habrá que saber cazar la oportunidad en los próximos días para intentar pillar la autopista Canarias – Caribe. Aún queda mucho camino…

 


Mostrar toda la rúbrica


Aviso legal | Mapa del website      ©2012-2017 Azimut Communication - Diseño del web & Kioskos interactivos  - design based on v1 by OC Sport