Home  >  Noticias  >  Instantes de felicidad

Recibir nuestro newsletter

Registrarse ahora

 

Su email no será entregado a terceros

Facebook Twitter RSS

Patrocinador oficial

  • Mutuelle Des Sportifs
  • Azimut Communication

Proveedores oficiales

  • Sea & Co
  • FFVISAF
  • TOLRIP
  • SailingNews.tv

Colaboradores

Noticias

Instantes de felicidad

© Alessandro Di Benedetto - Team Plastique
© Alessandro Di Benedetto - Team Plastique

Ahora tiene todo el aspecto de los alisios. Los navegantes empiezan a cambiar las botas y los trajes de agua por los pantalones cortos, las chaquetas ligeras y los gorros. Camino de Pointe-à-Pitre, la galopada salvaje deja paso progresivamente a ejercicios más sutiles, en los que la diferencia puede marcarla el saber elegir el momento adecuado para trasluchar o afinar mejor los reglajes. Sin olvidarse de saborear esos momentos, por los que cada uno de ellos vuelve a zarpar en cuanto puede.

A los IMOCA aún les quedan seis días de regata. La flota navega ahora en unos alisios que, aunque un tanto inestables y relativamente poco potentes, no por ello dejan de reunir todas las características para una vida agradable en la mar: navegación con viento portante, temperaturas al alza, apariciones cada vez menos fugaces del sol que contribuyen a calentar huesos y estados de ánimo… En unos barcos que por fin navegan más o menos planos, prepararse con tranquilidad una comida caliente ya no es una hazaña. Incluso uno puede arriesgarse a salir a la bañera sin ir protegido de la cabeza a los pies.

A veces la felicidad llega sin buscarla demasiado. Llega de repente, sin avisar, con un banco de delfines que viene a jugar en la proa del velero, la suavidad de la noche a la que la luna añade una claridad benefactora cuando la estela del barco deja por popa un trazo fosforescente en el plancton. Es uno de los fragmentos de la play-list preparada en secreto por los compañeros que despierta recuerdos especialmente agradables, es la llegada de una clasificación reconfortante, un reglaje mágico que te hace pensar que uno puede ser el príncipe de los océanos, el olor del primer café en varios días… Quizás es aquí donde reside la magia de estar en la mar: probablemente en tierra algunos de esos agraciados momentos pasarían desapercibidos. Aquí toman tanto relieve y cobran tanata importancia que a nosotros, que seguimos en tierra, podría parecernos de una banalidad espantosa. Quedan seis días para aprovecharlo…

 

Los pequeños y grandes momentos del día a día: lo que decían antes de zarpar

François Gabart (MACIF): “Hay muchas cosas distintas: una buena clasificación, una opción meteorológica que se confirma, una conexión con la gente que uno ama. Y además, en general, el espectáculo de la naturaleza, del que nunca te puedes hartar…”

Jérémie Beyou (Maître CoQ): “Cuando el viento amaina, puedes comer con normalidad, dormir sin preocupaciones. Esos momentos los aprecias de forma especial. Si no, una buena clasificación al acabar una noche cuando has intentado una opción. Aquí eso no será posible, porque las clasificaciones llegan cada hora, y se trivializa”.

Marc Guillemot (Safran): “Acabar perfectamente una maniobra sin perder tiempo. Tener tiempo para calentarte un plato cocinado. De hecho, solo disfrutas ese tipo de dulzura si el barco va bien, estás contento de lo que haces para que corra. Si no, por mucho que comas los manjares más fantásticos, no tendrán sabor a nada…”

Armel Tripon (For Humble Heroes): “Una salida o una puesta de sol, un fragmento de música que te gusta. La vida en solitario en la mar solo está hecha de eso, de pequeños momentos de felicidad muy cortos que consigues captar”.

Louis Burton (Bureau Vallée): “Planear, planear. Es la felicidad constante. Esos barcos son formidables en cuanto les das rienda suelta. Los buenos momentos también son recibir noticias de los tuyos y de los rivales, intercambiar tonterías por mail…”

Alessandro Di Benedetto (Team Plastique): “Me encantan los encuentros en el mar: los pájaros, los animales. Mi felicidad también es comunicar hacia los demás, explicar mi historia. Y además, el café italiano tiene un gusto distinto cuando te lo tomas en la mar.”

Tanguy de Lamotte (Initiatives Cœur): “Consiste en que las cosas te salgan bien, desde una maniobra a las pequeñas informaciones del equipo que me anuncian que tenemos los medios para saltar a otro niño. Cuando estás en la mar, cada cosita puede ser tomada como excepcional. En la mar, y hemos elegido estar allí, tienes otra forma de mirar. El filtro que uno tiene en la sociedad, desaparece. Tienes sensaciones más libres.”

Bertrand de Broc (Votre Nom autour du Monde): “En esas regatas no tienes muchos momentos de pausa. Una siesta al sol en los alisios es agradable…”

Vincent Riou (PRB): “No es complicado: una buena comida, una buena siesta, un paisaje bonito, una buena clasificación. Uno se conforma con poco…”

 

La situación de la regata: empieza a aclararse

Quizás no hacen rumbo directo, pero la flota de los IMOCA apunta ahora claramente a Guadalupe. En cabeza François Gabart ha conseguido controlar las veleidades de desplazamiento lateral de Jérémie Beyou, que se encuentra a unas 30 millas de su popa. Detrás de ese tándem, Marc Guillemot está sólidamente agarrado a la tercera plaza del podio, pero parece difícil que pueda luchar por la victoria final. Armel Tripon prosigue felizmente su aprendizaje en cuarta posición, delante de Louis Burton. A popa de la flota, Tanguy de Lamotte trabaja a destajo para intentar alcanzar a un Alessandro Di Benedetto que ha sido víctima de repetidos problemas técnicos. Ahora ha empezado una carrera de velocidad… Los desplazamientos estratégicos solo aportarán ganancias limitadas, pero en regata un metro sigue siendo un metro.

 


Instantes de felicidad

Mostrar toda la rúbrica


Aviso legal | Mapa del website      ©2012-2017 Azimut Communication - Diseño del web & Kioskos interactivos  - design based on v1 by OC Sport