Home  >  Noticias  >  Controlar el ritmo

Recibir nuestro newsletter

Registrarse ahora

 

Su email no será entregado a terceros

Facebook Twitter RSS

Patrocinador oficial

  • Mutuelle Des Sportifs
  • Azimut Communication

Proveedores oficiales

  • Sea & Co
  • FFVISAF
  • TOLRIP
  • SailingNews.tv

Colaboradores

Noticias

Controlar el ritmo

© Thierry Martinez
© Thierry Martinez

Mientras empieza a perfilarse la llegada a Guadalupe, los solitarios que siguen en regata sufren desde hace varios días un régimen de alisios especialmente inestables. Con chubascos tormentosos, variaciones brutales del viento tanto en fuerza como en dirección, mar caótica, los navegantes no están precisamente de fiesta esos últimos días de regata.

Tras diez días de regata a todo ritmo, los organismos empiezan a acusar el cansancio. Aunque la vida en los alisios pocas veces se parece al río tranquilo que muchos quieren imaginar, todo parece indicar que el menú de esta edición 2014 está especialmente cargado desde hace algunos días.

En esas situaciones, no hay ninguna duda: manda el barco. Los que esperaban poder instalarse en una ‘rutina’ pueden ir cambiando de idea. En esas condiciones hay que estar a la que salta, aprovechar los momentos en que se ha conseguido un buen reglaje para echar una siesta de unos minutillos. Los sueños de un ritmo de vida más o menos regular se evaporaron con los primeros chubascos del Atlántico.

Su ritmo de vida: lo que decían antes de zarpar

Jérémie Beyou (Maître CoQ): “No me impongo ningún ritmo. Es un poco como en Figaro, me limito a intentar escuchar las necesidades de la persona. En cambio, he trabajado mucho en torno a mi alimentación y me obligo a ingerir determinadas cantidades de alimentos. Tenía ese defecto, que no comía bastante. Ahora tengo varios sitios muy accesibles; y además he vuelto a instalar el mueble de la cocina: comer ayuda al rendimiento.”

Louis Burton (Bureau Vallée): “Intento mantener un ritmo regular en torno a las cuatro o cinco comidas que hay que hacer. Cuando empiezo a llegar a los alisios, cuando puedo amollar escotas, es un poco distinto. Pero al final es siempre la mar quien manda.”

Bertrand de Broc (Votre Nom autour du Monde): “Intento hacer las comidas cuando está previsto. Además tengo una bolsa con alimentos complementarios para las noches. Procuro no pasarme del límite. Sé que necesito dormir cuatro o cinco horas cada día, repartidas en varias siestas, claro.”

Tanguy de Lamotte (Initiatives Cœur): “Sé que vivo al ritmo del barco y también en función de lo que pasa en tierra. Intento dormir de noche, porque me he dado cuenta de que de noche me recupero mejor. Lo ideal es entre cuatro y seis horas, en siestas de 30 minutos a una hora y media.”

Alessandro Di Benedetto (Team Plastique): “Hay un ritmo básico que intento respetar. Lo esencial es hacer al menos una comida caliente al día. Por lo demás, me gusta fraccionar las comidas. A veces puedo desayunar cuatro o cinco veces.”

François Gabart (MACIF): “No me impongo ningún ritmo. Intento sentirme bien. Creo que me conozco, y reacciono en función de lo que noto. Hasta ahora me va bastante bien.”

Marc Guillemot (Safran): “No hay que dejar que se impongan las circunstancias, pero intento organizarme en función del viento. Cuando es estable, es fácil, pero en cuanto el viento es aleatorio, hay que estar encima y no puedes elegir. Puede ser problemático cuando se acumula el cansancio.”

Vincent Riou (PRB): “Solo intento vigilar que duermo bastante. En cuanto a las comidas, puedo adaptarme, aunque no está mal mantener un ritmo cercano a lo que uno suele hacer. Lo único que nos viene impuesto es la recepción de los ficheros meteorológicos y las clasificaciones.”

Armel Tripon (For Humble Heroes): “En general, tengo un ritmo previsto. Lo sigo siempre que puedo, porque descanso mejor así. Pero hay momentos en que no puedes elegir. Es por esto que hay que mantener el ritmo previsto siempre que se pueda.”

 

La situación de la regata: pocos cambios a la vista

Claro que hasta que se cruce la línea de llegada no hay nada seguro. Pese a ello, las diferencias entre los distintos protagonistas de la clase IMOCA hacen prever que la clasificación no debería cambiar hasta la llegada. Con más de 80 millas de ventaja sobre Jérémie Beyou, François Gabart avanza a pasos agigantados hacia una victoria que le abre los brazos. Por lógica, Marc Guillemot debería acabar tercero.

En esas condiciones, el primer objetivo de los navegantes es evitar las roturas, lo único que puede hacer tambalear la jerarquía establecida. El rendimiento de cada cual podría no ser tan intenso como al principio de la regata, a la vista de lo que está en juego. Para ganar una regata, primero hay que acabarla.

 


Mostrar toda la rúbrica


Aviso legal | Mapa del website      ©2012-2017 Azimut Communication - Diseño del web & Kioskos interactivos  - design based on v1 by OC Sport